MUÉVETE: el cuerpo está hecho para moverlo, por ello cuando no lo hacemos nos encontramos peor: perdemos masa muscular, nos fatigamos ante esfuerzos que antes hacíamos fácilmente, notamos las articulaciones más rígidas, estamos más expuestos a sufrir contracturas, perdemos agilidad, nos duele el cuerpo de forma general y además, cuanto menos hacemos, menos nos apetece hacer. Por lo que desde el servicio de fisioterapia sólo tenemos una recomendación, MUÉVETE.

Organízate el día para hacer alguna rutina por la mañana o por la tarde, o las dos. Por ejemplo, por la mañana podrías hacer ejercicios más de fuerza y por la tarde más calmados como estiramientos, yoga…

Si no sabes qué tabla hacer, te proponemos una rutina DIARIA de cuatro ejercicios que se puede hacer en casa y no necesitas ningún material:

– 20 sentadillas

– 10 flexiones

– 20 zancadas (10 con cada pierna)

– 30 segundos de plancha

Si tienes alguna lesión, no te olvides de que seguimos atendiendo vía email o por las redes sociales, donde estaremos encantados de atenderte y proponerte ejercicios adaptados a tu dolencia.

Autora: María Belando Fernández, Fisioterapeuta


Leave a Reply