1. RUTINA DIARIA DE ALIMENTACIÓN: sigue con tus horas habituales para hacer las 5 comidas del día, pues son las que ya sabes que a tu cuerpo le sientan bien.
  2. EVITA PICAR ENTRE HORAS: sabemos que con el aburrimiento es más fácil que nos de por comer. Intenta identificar si las ganas de picar son por hambre (¿te comerías una lechuga?) o por aburrimiento. Si es por hambre incrementa el consumo de frutas y verduras en el resto de comidas, y si es por aburrimiento, cógete un libro, empieza una serie, haz ejercicio en casa…
  3. EVITA LA TENTACIÓN: no tengas en casa alimentos de alta carga calórica y poco saludables como bollería, zumos, alimentos ultraprocesados…
  4. DIVIÉRTETE EN LA COCINA: ya no nos podemos quejar de que no tenemos tiempo, aprovecha para innovar y probar recetas que siempre has querido hacer. 

Leave a Reply